Comuniones

Cuando hace unos años decidimos atrevernos con la fotografía de comuniones, decidimos hacer una apuesta arriesgada. En ese momento todavía se veía únicamente la fotografía de comunión clásica, hecha únicamente en estudio, con poses muy forzadas para los niños. Nuestra propuesta era diferente, buscábamos realizar reportajes únicamente en exterior, personalizados para cada niño y con un estilo muy diferenciado. Las sesiones fotográficas de comunión son un momento genial para la diversión de los más pequeños de la casa. Es un momento familiar y especial, ya que tomar la Primera Comunión solo ocurre una vez en la vida. Nosotros buscamos ese punto diferenciador que va más allá de un niño guapo sonriendo a la cámara, ese algo más que se consigue cuando ellos se sienten cómodos y olvidan tu presencia, es cuando son ellos mismos y dejan de posar. Por este motivo, las sesiones deben de hacerse en un lugar especial y acogedor para los niños, así podrán dejar volar su imaginación y reír, correr, saltar, jugar…sin preocuparse de nada más. Nos sentimos muy orgullosos de la gran acogida que ha tenido nuestra propuesta a lo largo de estos años como alternativa a la fotografía de comunión clásica y siempre estaremos muy agradecidos a las madres y padres que decidieron confiar en nosotros para algo tan importante como es el reportaje de Comunión de sus hijos. Si estáis pensando en encargarnos un reportaje de comunión, nuestro consejo es que os pongáis en contacto con nosotros cuanto antes, el número de sesiones que realizamos por temporada es muy limitado. No olvidéis que la Primera Comunión es ahora, pero las fotos son para siempre.